Conoce tu historia: Liceo Juana Ross de Edwards

0
4

Compumat Artículo aportado por COMPUMATmatemáticas on line-. La importancia de la figura de Juana Ross de Edwards para Valparaíso se basa en su aporte social a la ciudad, siendo benefactora de varias obras como hospitales, iglesias y asilos para ancianos y huérfanos; uno de ellos el Asilo del Salvador, donde actualmente se emplaza el liceo que lleva su nombre. El Asilo del Salvador se construyó en 1884, gracias a su aporte y al de la Sociedad de Beneficencia de Señoras de Valparaíso, y tenía por fin atender a niños indigentes, principalmente inmigrantes. 77 años después de su construcción, en 1961, la Congregación de Religiosas de Santa Marta adquiere el inmueble y quedan a cargo de la administración del liceo Juana Ross de Edwars, fundado en 1959, en honor a la importante obra benéfica de esta mujer durante el siglo XIX. Las religiosas de esta congregación habían llegado al país poco antes, en 1948, llamadas por el entonces obispo de Talca, Manuel Larraín Errázurriz, para implementar y difundir un modelo de docencia católico, asumiendo que la educación “eleva el nivel de la vida humana, espiritual y cultural de un pueblo”. Así nace este establecimiento educacional que, respetando el objetivo inicial, se destaca no sólo en materia académica, sino que además, y de manera importante, en actividades deportivas, artísticas, principalmente canto; y filosóficas, a través de la organización de seminarios.   Patrimonio del puerto Juana Ross de EdwardsEn 2003, el mismo año en que el puerto de Valparaíso fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el Consejo de Monumentos Nacionales chileno aprobó la asignación de Monumento Histórico a la Iglesia Asilo del Salvador, lo que entrega una particularidad a este colegio: contar con un símbolo representativo de la historia nacional al interior de sus dependencias. “La capilla es el centro del colegio, desde siempre ha sido un lugar muy importante y privilegiado, porque simboliza nuestra fe. Este es un colegio religioso, convencional, católico y todo nuestro quehacer gira en torno al servicio que ejercemos en la iglesia y a través de los alumnos, entonces desde antes que fuera monumento, de manera oficial, ya era algo especial”, comenta Sor Lorena Alegre, quien además comenta que muchas ex alumnas contraen matrimonio en este lugar. “Muchas ceremonias piden realizarse en la capilla, las fotos oficiales de los cursos a veces se realizan ahí también y toda nuestra liturgia, los momentos religiosos, son en la capilla, los niños crecen en este ambiente sabiendo que ese es un lugar único, pero, más que porque sea monumento nacional, es por la presencia de Dios”, explica. Asilo del SalvadorDe estilo neoclásico, la edificación de ladrillos con refuerzos metálicos cuenta con pisos de mármol, vitrales franceses originales, columnas y confesionarios de madera de oregón, traídas por Juana Ross de Edwards desde Francia. El vía crucis, que también es original de la época de construcción, está hecho en madera con figuras de yeso pintadas, las que destacan en el pasillo principal, junto con el imponente órgano que, pese a sus años, aún se encuentra operativo. “El que sea patrimonio hace que no se pueda cambiar nada de lo que hay, pero no hay mayor incomodidad en el sentido que es linda y sería bueno mantenerla como una herencia, como testimonio de tanto tiempo”, señala Sor Lorena. Y tal como ella cuenta, la iglesia es parte de la comunidad, su fachada, enmarca en un triángulo el Ojo de Dios, el cual llama la atención de los turistas que habitualmente le toman fotografías. “En jueves santo en Valparaíso existe la tradición de pasar a visitar las iglesias, entonces hay gente que después de la celebración de la última cena pascual pasan por las parroquias visitando, vienen, están un ratito, rezan y saben que es parte de su patrimonio” finaliza la religiosa. FUENTE Patrimonio Valparaíso

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here