Bullying: un mal que puede dejar secuelas de por vida

0
6

Un reciente estudio realizado por expertos del Hospital de Niños de Boston (EE.UU) demostró que el acoso escolar o bullying puede acarrear consecuencias a largo plazo en quienes lo sufren.

bullyingUn nombre chistoso, un defecto físico o una muletilla al hablar. Estos son sólo algunos de los justificativos que utilizan muchos “bullies” a la hora de acosar a sus víctimas. El último informe divulgado por la Superintendencia de Educación Superior reveló que el 32% de lasdenuncias recibidas en Chile por esta institución corresponden a casos de bullying.
Lee también » Aumentan las denuncias por maltrato escolar y bullying  » 5 pasos para hacer frente al bullying » Cómo saber si estás siendo víctima de bullying en el trabajo Aunque muchas de estas bromas puedan parecer “inofensivas”, un reciente estudio realizado por expertos del Hospital de Niños de Boston (EE.UU) demostró que el acoso escolar o bullying puede acarrear consecuencias a largo plazo en quienes lo sufren.
Los investigadores se centraron en analizar los efectos de la intimidación a largo plazo, abarcando la experiencia del alumno desde la escuela primaria a la enseñanza media. Para ello entrevistaron periódicamente a un total de 4.297 niños y adolescentes de entre 10 y 16 años, les preguntaron sobre el estado de su salud física y mental e indagaron sobre sus vivencias respecto a provocaciones de sus compañeros de clase.
De esta forma concluyeron que el acoso escolar puede tener secuelas de por vida, que se acrecientan con el paso del tiempo y pueden generar ansiedad, fobia, depresión y pérdida progresiva del autoestima.
Además, los escolares sometidos a un acoso crónico durante sus años de estudiantes, mostraron en su insipiente adultez más dificultades para expresarse y realizar actividades físicas como caminar, correr o practicar un deporte colectivo.
En este sentido, los expertos aseguran que estos resultados evidencian aún más la importancia de intervenir de forma temprana ante los casos de acoso escolar e informar a padres y maestros acerca del alcance de este fenómeno.
Fuente: Universia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here