Más de 4 mil niños pasan sus vacaciones en el jardín infantil

0
5

Con la idea de garantizar un lugar de entretención y cuidado mientras sus papás trabajan, más de 90 establecimientos mantienen sus puertas abiertas en verano. niños jardin“¡Rebotando!” gritan al mismo tiempo los dos profesores del taller de taekwondo. Frente a ellos, 12 niños saltan en su puesto, uno al lado del otro, atentos a las próximas instrucciones. Aunque ninguno tiene más de seis años, todos parecen seguir al pie de la letra la rutina: elongaciones, puños al frente y hasta práctica de patadas son algunos de los ejercicios que realizan. El taller de artes marciales -así como el de yoga, biodanza y deportes en general- es parte de las actividades que realizan los 92 establecimientos que durante enero y febrero se mantienen abiertos bajo la modalidad “Vacaciones en mi Jardín” que implementa en el país la Fundación Integra. Se trata de una oportunidad para que familias vulnerables sigan mandando a sus hijos al jardín infantil durante el verano. En muchos casos, las mamás trabajan como temporeras durante ese tiempo. “Nuestro objetivo principal es brindar a los niños un programa de continuidad del año anterior. Tratamos de focalizarnos en temas de bienestar, seguridad y entretención”, explica Ximena Chandía, directora del Jardín Valle de Azapa, de Renca. Es ahí, en una sala contigua a aquella donde habla, que al mismo tiempo se realiza el taller de taekwondo. Fuera de rutina Este año son 4.740 niños entre tres meses y cinco años, de 78 comunas, los que continúan visitando su jardín diariamente. Allí son recibidos por parvularias y auxiliares que muchas veces se quedan con ellos hasta las 19:30 horas, que corresponde al horario extendido. “Me gusta venir porque aquí puedo jugar con muchos más amigos que en mi casa. Jugamos a las carreras y las estatuas”, cuenta Alejandro, de seis años, mientras se prepara para ir a almorzar. En su establecimiento, el Rinconcito Mágico de Pudahuel, ese día toca pollo con arroz, además de ensalada de tomates. De postre hay una mezcla de frutas. Mientras comen, quienes los acompañan se preocupan de recordarles que “la cuchara va hacia la boca y no al revés”. También destacan el hecho de que los tomates son como los que encuentran en la huerta del colegio, una que los mismos niños supervisan de vez en cuando. “La idea es que salgan de su rutina habitual. Se trata de niños que no han tenido vacaciones en mucho tiempo, dos a tres años, o quizás nunca”, indica Margarita Méndez, directora del establecimiento. De ahí que en los jardines de la red exista material exclusivo para vacaciones, que incluye “juegos de agua, pelotas y burbujas que no se encuentran el resto del año”, explica Ximena Chandía. Para los más chicos hay bloques y cubos gigantes, los que se dejan en un corral donde, entre globos y goma eva, comparten parvularias y niños. En el caso de ambos jardines, el equipo de vacaciones suma 19 personas, los que acompañan a cerca de 60 alumnos. Para acceder a este beneficio, las familias, incluidas aquellas que no tienen a sus hijos en jardines Integra durante el año, postulan por un cupo en los mismos establecimientos. La selección se hace en base a temas relacionados con ingreso y necesidades de cuidado. 4.740 niños asisten a los establecimientos que el programa ‘Vacaciones en mi Jardín’ mantiene abiertos durante enero y febrero. Fuente: El Mercurio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here