Los niños pueden ganar conocimientos viendo los grandes eventos deportivos

0
5

Instancias como los Juegos Olímpicos de Invierno, los Sudamericanos de Santiago y el próximo Mundial de Fútbol en Brasil son una forma entretenida de indagar en ciertas materias escolares. niños deporteFaltan menos de tres semanas para que empiecen los Juegos Sudamericanos Santiago 2014. El evento -competencia que cada cuatro años reúne a diversos atletas de la región, además de América Central y el Caribe- espera congregar en esta oportunidad a más de 3.500 deportistas en más de 40 disciplinas. Las expectativas no dejan de lado al público: se espera que sean muchas más las personas que sigan el evento a través de la televisión abierta y visitando directamente los estadios y centros deportivos habilitados. Para este último caso, la organización está pendiente de no dejar atrás a los escolares, por lo que se han repartido entradas en establecimientos de Santiago y Valparaíso. Entre los colegios beneficiados están aquellos que han prestado sus instalaciones para clínicas deportivas, además de algunos ligados a municipios donde se van a realizar ciertas competencias. “Presenciar personalmente o en televisión un evento deportivo masivo de gran importancia, sobre todo para el deporte nacional, es un gran ejemplo para los niños, que encuentran en los deportistas un referente que los represente y a quienes les gustaría imitar”, indica Bárbara Lozecznik, analista de programas deportivos recreativos del Instituto Nacional del Deporte. Lorena Martínez, jefa de Deporte Masivo Nacional de esa misma institución, cree que los cerca de 600 seleccionados nacionales de los Odesur (entre ellos Tomás González, Kristel Köbrich, Natalia Duco e Isidora Jiménez) son un ejemplo que permite mostrar lo bien que resultan las cosas cuando hay “constancia, esfuerzo, perseverancia y trabajo en equipo”. Volverlo concreto En efecto, diversos estudios dan cuenta de lo útil que es el deporte a la hora de fomentar algunos valores, tales como el compañerismo y la superación de metas. De ahí que sea conveniente que profesores y apoderados saquen provecho del área para acercar el tema a los más chicos. “Los eventos deportivos son una herramienta en la medida en que existan personas que orienten ese aprendizaje. Sobre todo en menores, los eventos en sí mismos y lo que ocurre a su alrededor no generan aprendizajes directamente. Este, más bien, debe ser dirigido”, indica Rodrigo Cauas, psicólogo deportivo de la Federación de Triatlón y 110 Sport & Health Center. Así por ejemplo, si durante el Mundial de Brasil se está viendo un partido de fútbol, con los hijos se puede conversar respecto de la lucha de Alexis Sánchez para alcanzar su sueño, la importancia del trabajo en equipo a la hora de hacer goles y la necesidad del entrenamiento físico y la alimentación sana. Los grandes eventos deportivos también son una oportunidad de darle un rostro a ciertas materias escolares. Para sacar provecho a los Juegos Olímpicos de invierno en Sochi, por ejemplo, se pueden entablar temas relacionados a la Geografía (¿dónde está Rusia?), Historia (¿cuándo y cómo surge esta competencia?) y hasta Matemáticas (¿cómo se calcula el puntaje promedio del patinaje en hielo?). “Es enriquecedor y motivador para los niños. A partir del análisis geográfico de los países participantes, se puede dar paso a todo un tema cultural, de hablar de cómo se han desarrollado esos países, cómo han llegado a ser lo que son. Empiezas a tocar temas de historia y sin darte cuenta, de manera entretenida y poco impuesta, te empiezas a adentrar en su literatura”, explica María Domeyko, directora académica de Educa UC. “Uno de los grandes problemas que tenemos en la educación es la motivación de los alumnos, que cuestionan por qué se tienen que aprender ciertas cosas. Ante la duda, los profesores suelen repetir que les va a servir en el futuro, cuando en realidad es fácil mostrar su utilidad actual a través de ejemplos deportivos”, agrega. Confianza Rodrigo Cauas plantea que sacar provecho de los eventos ayuda a “plasmar y vislumbrar muchos conocimientos adquiridos de forma indirecta. Es una excusa para la consolidación de aprendizajes”. Así, por ejemplo, un atleta que frota sus piernas tras correr puede ser una forma de entender mejor el efecto del ácido láctico que se aprendió en clases de Biología. La práctica misma no queda atrás: estar pendiente de lo que sucede en el mundo del deporte es también una forma de motivar a que más personas lo practiquen y vuelvan parte de su rutina. “Y eso es una forma de generar un espacio de felicidad que ayuda a potenciar fortalezas internas y habilidades sociales. La práctica de un deporte es un trabajo que ayuda a la confianza, el autoconocimiento y la autoestima”, cree Rodrigo Abarzúa, director ejecutivo de Fútbol Más, programa que a través de la práctica del fútbol trabaja con niños y escuelas vulnerables en Chile, Haití y Ecuador. “Eventos masivos como la Copa América -de la cual Chile es sede en 2015-, más allá de generar recursos al país, son espacios de una enorme potencia comunicacional. Son plataformas que permiten entregar un mensaje de vida sana a quienes te observan”. Fuente: El Mercurio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here