Colaboración en el aula: relación con el aprendizaje y socialización

0
12

Valeska Grau Cárdenas

FOTO1Las habilidades para colaborar con otras personas son parte esencial de las competencias necesarias para el desarrollo humano, y así lo han destacado con frecuencia organismos internacionales como la OCDE y la UNESCO. En especial en este siglo, los estudiantes necesitan prepararse para desarrollar trayectorias profesionales en las que tendrán que trabajar con otros en la resolución de problemas complejos y muchas veces interdisciplinarios, razón por la que muchos sistemas educacionales han puesto el foco en el trabajo colaborativo y la resolución colaborativa de problemas.

El trabajo colaborativo posee la ventaja de que permite dividir efectivamente el trabajo, incorporar distintos conocimientos y perspectivas, y lograr soluciones de mayor calidad. Además, hoy pueden integrarse en un mismo equipo de trabajo personas que se desempeñan en lugares distintos y lejanos, gracias a los avances tecnológicos de las comunicaciones.

Más allá de las necesidades de los mercados laborales, la colaboración entre los miembros de un grupo incide en organizaciones. No es raro entonces que la promoción de estas habilidades adquiera la importancia que ha tenido en los últimos años. Por esto se ha planteado que los sistemas escolares deberían promover sistemáticamente el desarrollo de las habilidades colaborativas.

Como una señal de la valoración que han adquirido estas competencias, la prueba PISA, que evalúa el logro académico de estudiantes de 15 años en más de 70 países, incluirá en 2015 ítems explícitamente dirigidos a evaluarlas. Para ello, los estudiantes deberán realizar tareas de resolución de problemas de manera individual en el computador, en un ambiente virtual en que estarán presentes otros colaboradores. Además de la valoración social de estas sistema escolar, existe evidencia de que la implementación sistemática de actividades de trabajo colaborativo en el currículum tiene un impacto sustantivo tanto en el aprendizaje de los estudiantes como en la relaciones sociales que se

crean entre ellos.

Conocimiento que se construye

FOTO2La colaboración se ha definido como “una actividad coordinada y sincrónica, que es el resultado de un intento continuado de construir y mantener una concepción compartida de un problema” (Roschelle y Teasley, 1995, pág. 70)3. La forma de trabajo colaborativa se caracteriza por su énfasis en la horizontalidad de la relación entre los miembros del grupo y por el hecho de que el motor del aprendizaje está en la discusión que se produce entre ellos.

La línea del trabajo colaborativo se centra principalmente en el desarrollo de habilidades para colaborar y se ha definido como el involucramiento en un “intento coordinado y continuo para resolver un problema o de alguna manera construir conocimiento común” (Mercer y Littleton, 2007, pág. 25)4. Así, el trabajo colaborativo en el aula se refiere a una forma especial de colaboración en que se trabaja en conjunto y se construye conocimiento o se resuelve un problema a través del compromiso de los distintos miembros del grupo con un objetivo común.El foco está en la actividad compartida.

Lograr un trabajo colaborativo efectivo requiere de mayor preparación y desarrollo de habilidades, ya que las actividades son menos estructuradas (que en el trabajo cooperativo) y el profesor cumple el rol de acompañar y mediar el proceso de discusión, más que de dirigir la actividad. El aprendizaje colaborativo aboga por una distribución más horizontal del poder. Por eso se ha planteado que sería más apropiado para estudiantes secundarios.

Sin embargo, cada vez más estudios apoyan la idea de que los niños y niñas de educación básica también son capaces de lograr colaboración cuando se brinda una adecuada mediación.

Evidencia en favor de la colaboración en el aula

Diversos estudios han mostrado que el trabajo colaborativo bien logrado fomenta el aprendizaje y el desarrollo cognitivo. Se han diseñado programas de enseñanza sobre la base del trabajo cooperativo y colaborativo, y el entrenamiento de las habilidades para discutir en pequeños grupos y construir conocimiento. Estos estudios tienden sistemáticamente a reportar mejores niveles de rendimiento académico (lenguaje, matemáticas y ciencias) en los grupos que participaron en actividades de colaboración.

Pero no solo se han encontrado resultados asociados al aprendizaje de contenidos escolares. También se han reportado resultados asociados a aspectos motivacionales y afectivos involucrados en el aprendizaje colaborativo. Existe evidencia de que el entrenamiento en trabajo colaborativo promueve el involucramiento de los estudiantes en la escuela ya que facilita la integración social, al ofrecer oportunidades para que los niños se conecten y aprendan unos de otros. De este modo, se ha planteado que es una metodología ideal para trabajar con grupos diversos.

Frente a estos resultados, surge la pregunta por las características que debe tener el trabajo colaborativo para producir estas ganancias en términos d e aprendizaje. Hasta ahora, la literatura sugiere que los logros de aprendizaje se relacionan con un diálogo que se caracteriza por ser focalizado, razonado y sostenido. Más aun, existe evidencia que sugiere que cuando los niños trabajan juntos sin la intervención del adulto, logran ser más independientes en la regulación de la actividad compartida y son más productivos.

Aprender a pensar con otros

Los estudios en torno al trabajo colaborativo se basan en distintos desarrollos teóricos, que enfatizan diversos aspectos. Una de las teorías que está a la base de varios programas de intervención en trabajo cooperativo y colaborativo es la teoría de Piaget en torno al concepto de conflicto cognitivo: los niños, al trabajar en grupo, se ven enfrentados a concepciones y argumentos de los otros que pueden ser distintos a los propios, lo que les produce un conflicto cognitivo con sus propias estructuras de conocimiento. Esto conduciría a una acomodación de las estructuras de conocimiento, que produciría el aprendizaje. En esta línea, muchas investigaciones se han concentrado en cómo los diversos puntos de vista pueden constituir un recurso valioso para producir cambio conceptual. Desde otra perspectiva, se ha destacado la posibilidad de que el trabajo colaborativo permita un procesamiento más profundo de la información, al obligar a los niños y niñas a explicitar sus ideas y formas de razonar.

Desde la perspectiva sociocultural, se ha sostenido que todo aprendizaje individual (como proceso psicológico superior) tendría su origen en la interacción con otros, que se hace propia a través del proceso de internalización, y se ha planteado la importancia de los intercambios de ideas contrarias en el diálogo con otros. También desde una perspectiva sociocultural, se ha afirmado que aprender, más que constituir un cambio en las representaciones individuales con independencia del contexto, tiene que ver con aprender a participar de una comunidad determinada.

Desde una perspectiva evolutiva y cultural, se ha planteado que los seres humanos están adaptados para establecer interacciones cooperativas con intencionalidad compartida y que, para esto, necesitan una meta común e intenciones comunes que se conviertan en acciones coordinadas hacia una meta. El lenguaje y la comunicación jugarían un rol primordial en este proceso de intencionalidad compartida, que a su vez sienta las bases de la creación cultural.

Para otros autores, el éxito académico de la implementación de actividades de trabajo colaborativo en el contexto escolar se vincula al uso efectivo del lenguaje para exponer puntos de vista y argumentar de manera crítica y constructiva sobre los argumentos de uno mismo y de los otros. Por esto, el logro de ciertas formas de discurso educativo sería un objetivo educacional en sí mismo, es decir, aprender a “pensar con otros” es una habilidad que debe ser promovida por los sistemas educativos.

¿Qué competencias requerirían entonces los estudiantes para desarrollar adecuadamente la colaboración en el aula? La literatura menciona en forma consistente el fomento de las habilidades lingüísticas y de argumentación como elementos esenciales de la comunicación, la promoción de habilidades sociales, habilidades cognitivas tales como regulación de la tarea y la construcción de conocimiento y habilidades para cooperar, entre otras, pero no existe un marco unitario.

PISA 2015 adoptó tres competencias centrales: el establecimiento y mantenimiento de entendimiento compartido, la toma de acciones apropiadas para resolver problemas, y el establecimiento y mantenimiento de la organización del grupo. Si bien puede haber relativo acuerdo sobre estas competencias, no existen marcos de referencia acordados que permitan evaluarlas en el contexto del trabajo en pequeños grupos en el ambiente escolar.

Avanzar en tres aspectos

Para avanzar en la difusión del trabajo colaborativo vinculado al aprendizaje se hace necesario abordar tres aspectos centrales:

A) Recoger evidencia que ayude a dilucidar los procesos que posibilitan una colaboración de alto nivel y logros de aprendizaje, realizando estudios que más allá de evaluar el efecto de los programas aplicados también investiguen los tipos de interacción colaborativa que se relacionan con el éxito de tales programas.

B) Investigar lo que sucede en salas de clase reales y no solo en estudios experimentales fuera del aula, el foco en el desarrollo de interacciones colaborativas en relación con distintos contenidos curriculares.

C) Documentar qué sucede en aulas chilenas, relacionando los tipos de diálogo e interacciones en grupos pequeños con variables como nivel socioeconómico y capital cultural. En el país, no existen catastros que caractericen los diálogos entre pares en el contexto del trabajo en pequeños grupos o cómo están nuestros estudiantes en sus competencias colaborativas, y tampoco existen reportes sobre los efectos de programas sistemáticos.

Se ha avanzado mucho en la tarea de respaldar la relevancia y utilidad de promover el trabajo colaborativo en el aula. Pero están pendientes diversas brechas en el conocimiento. Hay una clara necesidad de contar en el país con una panorámica de la calidad del trabajo colaborativo en el aula, identificando fortalezas y debilidades y relacionándolas con indicadores de contexto, además de disponer de evaluaciones sobre el efecto de intervenciones culturalmente pertinentes. Existe también el desafío de generar marcos analíticos que permitan combinar aspectos individuales y grupales de la colaboración, para evaluar actividades colaborativas más allá de estudios de caso. Y, en lo teórico, se requiere avanzar en identificar los mecanismos que explican la relación entre lo que sucede durante la resolución de tareas colaborativas y el aprendizaje individual de los estudiantes.

Fuente: www.ceppe.cl

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here