Agrupaciones de colegios preparan documentos y análisis sobre copago para entregarlos a nuevo gobierno

0
4

La ministra de Educación, Carolina Schmidt, afirmó que no hay evidencias respecto de que terminar con el aporte de los padres mejorará la calidad de la educación escolar chilena.  

Alejandra Muñoz C.

colegiosCon informes sobre cuánto cuesta mantener un colegio que entregue educación de calidad y documentos sobre las preocupaciones en torno al término del financiamiento compartido, los colegios particulares subvencionados se preparan para dialogar con las autoridades que asuman el gobierno el próximo 11 de marzo.

La eliminación paulatina del copago de los padres -presente en cerca de 2.400 establecimientos que reciben subvención estatal- es una de las principales medidas consideradas en la sección de educación del programa de la Presidenta electa, Michelle Bachelet.

Dado que las familias aportaron en 2012 un total de US$ 500 millones por concepto de financiamiento compartido -según un estudio de la UC liderado por Ricardo Paredes-, el tema genera preocupación entre los sostenedores respecto de los plazos en que se pondrá en práctica la medida y cuánto se incrementará el aporte del Estado para compensar la pérdida de los fondos de los padres.

La Corporación de Colegios Particulares (Conacep) está elaborando, a partir de la experiencia de sus socios, un prototipo de colegio con el cual esperan definir cuánto cuesta entregar educación de calidad. El modelo que están definiendo considera un establecimiento con educación básica y media y los costos incluirían también aspectos como la capacitación de los profesores.

“Estamos trabajando en un modelamiento y lo que queremos es, apenas se instale el gobierno y los equipos técnicos, tener la posibilidad, con una cosa concreta, de conversar respecto de los costos de la educación”, dijo Hernán Herrera, presidente de la entidad.

El presidente de la Conacep sostuvo que hay preocupación por el tema del fin del financiamiento compartido entre sus socios, “porque aún no se sale de los eslóganes y se entra a las propuestas concretas”. Confían en el trabajo interno que se está realizando con sus socios.

En el caso de la Federación de Instituciones de Educación Particular (Fide), se están recogiendo las preocupaciones de los sostenedores y directores a través de una encuesta enviada a los 800 socios de la entidad.

“Queremos conversar y dar tranquilidad a los sostenedores, porque alguien que esté en la modalidad de financiamiento compartido y le digan que este se va a ir suprimiendo, se pregunta: ¿Qué significa paulatinamente? ¿Cuándo comienza? ¿Qué grado de intensidad va a tener la medida? Hay algunos sostenedores que han pedido préstamos para mejorar sus colegios”, sostuvo el presidente de la entidad, Jesús Triguero.

Aunque la carta a sus afiliados plantea que existen “amenazas a nuestro sector” y que van “a dar la lucha frontal en defensa del copago”, Triguero dice que está dispuesto a que se acabe, siempre que el Estado cubra la diferencia.

En tanto, la ministra de Educación, Carolina Schmidt, cuestionó la idea de terminar con el aporte de las familias. “No hay evidencia de que retirar US$ 600 millones de la educación mejore la calidad; por el contrario, no se debe quitar el derecho de aportar en la educación de sus hijos”, sostuvo.

2.316 colegios cobraban financiamiento compartido en el país en 2012, según un análisis de la U. Diego Portales.

107 eran establecimientos municipales y el copago de los padres era, en promedio, de $7.599 al mes.

49,6% de los particulares subvencionados cobraba financiamiento compartido; tenía un monto de $21.850.

 Las preocupaciones de los establecimientos

Cuánto subirá la subvención: Los colegios estiman que la subvención que se entregue debe ser “de calidad” para compensar el copago. Hoy los colegios de enseñanza media reciben del Estado $70 mil mensual por alumno.

Gradualidad: Aunque el programa dice que el fin del financiamiento compartido se aplicaría en forma gradual, a los sostenedores les preocupa cuánto tiempo durará el proceso y esperan que no sea abrupto.

Tipo de subvención : Los sostenedores consideran que sería problemático si la subvención adicional es similar a la preferencial, ya que tendría restricciones en el uso que los colegios pueden hacer de los recursos.

Fuente: El Mercurio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here