Carolina Schmidt: “El ranking de notas del Consejo de Rectores no funcionó”

0
5

La ministra señala que, aunque se mejore el instrumento, el sesgo socioeconómico seguirá existiendo.

ministraEs la presidenta del Consejo de Rectores (Cruch), pero su postura frente al ranking de notas ha sido distinta a la adoptada por las 25 universidades tradicionales. La ministra de Educación, Carolina Schmidt, aseguró que la fórmula de cálculo utilizada no es la adecuada e, incluso, fue más allá cuando se anunciaron las nuevas ponderaciones de la herramienta para la admisión que acaba hoy y ofició para que los cambios futuros no fueran tan bruscos.

El lunes, luego de que se conocieran los seleccionados a las 33 universidades adscritas al Sistema Unico de Admisión, Schmidt señaló que no se vio “un resultado importante” en cuanto a mejoras en la equidad. En esta entrevista va mas allá y señala que el ranking de notas no cumplió su objetivo, y agrega que es necesario un rediseño al sistema de admisión a la educación superior.

Tras la publicación de los alumnos seleccionados, ¿qué pudieron ver como Ministerio de Educación?

Claramente, al ver los resultados del proceso de admisión, el ranking de notas del Consejo de Rectores no funcionó. Tal como lo señaló el ministerio desde un comienzo, el ranking, tanto en su fórmula como en la forma, no eran las correctas. En la fórmula vemos que no era correcto que dos alumnos que tenían la misma posición tuvieran distinto puntaje, lo que no es equitativo. Respecto de la forma en que se aplicó, en relación con que se haya incrementado de manera tan importante y de un año a otro, la ponderación que se le daba a esta medida y justo antes del proceso de admisión. Esto produjo distorsiones no deseadas en todo el sistema escolar.

¿A qué distorsiones se refiere?

Al incremento que hubo en varios colegios en las notas de los alumnos; al cambio en las escalas de notas; las demandas en la Corte de Apelaciones; la incertidumbre que se produjo en los alumnos. Lo seguimos viendo ahora, cuando un grupo quiere quedarse repitiendo porque, a pesar de tener las notas para pasar de curso, por el enorme peso que tiene la medida en el proceso de admisión, prefiere repetir.

Los rectores señalaron que el ranking busca tener un sistema de ingreso más inclusivo…

En temas relevantes como este, avanzar hacia un sistema más equitativo es un objetivo deseado por todos. Pero a problemas estructurales, soluciones estructurales. Quiero ser muy clara: incluso el ranking, con las mejoras que éste debe tener y tal como se le ofició al consejo en octubre (…), no va a solucionar el problema de fondo, que es el sesgo socioeconómico que tenemos en el acceso a la educación superior. Tenemos que ver esto como problema país.

¿Cuales serían las soluciones estructurales?

Esto se tiene que ver en dos áreas. La primera tiene que ver con la calidad y acceso a la educación parvularia y escolar. Es ahí donde tenemos que avanzar hacia un sistema más equitativo. La segunda área es un completo rediseño del sistema de admisión a la educación superior.

¿A qué se refiere con este rediseño del sistema de admisión?

El Consejo de Rectores nació para asesorar al ministerio, y por ley así se establece, en todas las materias que tienen que ver con educación superior. Sin embargo, cuando se discute el proceso de admisión actual, se habla de un proceso que llega a menos de un tercio del total de alumnos que al año ingresan a la educación superior. El sistema de admisión actual es para 90 mil alumnos (que se matriculan a la universidades del Cruch) y al año ingresan, en total (a todas las instituciones de educación superior), 340 mil. Tenemos que avanzar hacia un proceso de admisión que permita reconocer la nueva realidad. El Consejo de Rectores actúa mirando más corporativamente, como si la realidad de la educación superior fuera la relativa a las 25 instituciones que lo componen. Esta realidad es muy diferente, y debemos tener un sistema de admisión que responda a eso y discutir la integración de esos alumnos.

¿Está pensando en un sistema de admisión que incluya a los alumnos técnicos, por ejemplo?

Es impresentable que tengamos un sistema de admisión que mide el conocimiento de los liceos científico-humanistas, y que, por ejemplo, la mitad de los alumnos del país vaya a liceos técnicos, los que tienen otra malla, que no se mide. Estamos hablando de un sistema que no responde a la realidad que tenemos.

¿Se podría considerar introducir otra herramienta de selección?

No creamos que el ranking del Consejo de Rectores -ni con el perfeccionamiento que se ha oficiado u otra herramienta- va a solucionar una problemática estructural (…). Pensar otra cosa es generar una expectativa incorrecta, porque no va a poder realizar ninguna otra herramienta tipo ranking, una solución a un problema estructural.

¿Por dónde pasa la solución?

Pasa por las áreas que mencionaba previamente: educación parvularia y escolar. No puede ser que veamos día a día que los profesores no son los más idóneos o no tienen los mejores talentos para ser ejercer la profesión más importante y estratégica (…). Este año, volvió a bajar el puntaje de corte para estudiar Pedagogía. Si queremos tener un sistema escolar de calidad, tenemos que avanzar hacia una profesión selectiva, donde los mejores vayan a la sala de clases, y hacia un sistema que permita remunerar a los docentes adecuadamente.

¿Y en cuanto al rediseño, de dónde tiene que venir?

Dado que por ley el sistema está en el Cruch, nosotros hemos trabajado con ellos para que cambien la institucionalidad y tengamos un sistema que cumpla con los objetivos y con la realidad actual de la educación superior. Se ofició al Cruch para esta nueva institucionalidad, hemos recibido la respuesta, y no responde a los desafíos que fueron planteados: ni siquiera en un directorio se incorporan otras instituciones que no sean las mismas que componen el Consejo, ni siquiera las ocho instituciones privadas que incorporó en el sistema de admisión.

Sobre el Credito con Aval del Estado (CAE), el lunes se anunció que se cubrió al 100% de los postulantes.

Es una gran noticia, y es debido al gran aumento que han tenido las becas (…). Quiero destacar, que más allá de lo positivo de esta medida, el CAE es un crédito y los alumnos más vulnerables tienden a ir por una beca y no por este préstamo (…) y eso hace que se haya abierto la posibilidad de ir incorporando paulatinamente a más alumnos al crédito.

Fuente: http://diario.latercera.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here