Medidas en educación; profesores con opinión

0
4

profesoresBastantes son los cambios que se han aprobado e insertado en nuestro sistema educativo en los últimos años. Desde la Ley General de Educación han venido otras leyes relevantes, como la Ley de Calidad y Equidad de la Educación y la Ley Nacional de Aseguramiento de la Calidad, además de los cambios al currículum nacional. Sin ir más lejos, actualmente se está discutiendo con urgencia el proyecto Ley de Carrera Docente (que finalmente se está concentrando solamente en la formación inicial).

Más allá de los análisis que se puedan hacer en profundidad a cada una de estas leyes y medidas del ámbito educativo, otra vez,  se repite uno de los temas que genera mayor resquemor en el profesorado; las nulas o escasas oportunidades de participar y aportar que se les otorgan.

Conocido es el excesivo accountability que inunda nuestro sistema educativo y, sobre todo, a los profesores, quienes se han transformado en meros operarios de los lineamientos que “suponen” una mejora escolar. Resulta paradójico que a los mismos que se les otorga escasa participación, sean los que se lleven, junto a los directores, la mayor carga de responsabilidad a la hora de rendir cuentas.

Tal como señala Núñez (2007), el rol del docente, en Chile, se ha direccionado a la noción de un “trabajador de la educación”.  Frente a lo anterior, podemos evidenciar que la condición funcionaria que ha prevalecido con énfasis en las últimas décadas, ciertamente ha reducido la condición experta, y lo que es peor, la condición experta con opinión.

La presión de los cambios constantes de nuestra sociedad repercute directamente en la profesión docente, como bien se refiere a ello Corvalán (2005), donde expresa que la incertidumbre frente a la evolución del contexto social es un factor que genera estrés en el profesorado.

Frente a un sistema educativo actual de enorme incertidumbre, donde además, la profesión docente ya trae consigo un notorio desgaste, se vuelve vital dar la oportunidad de expresar sus opiniones a los profesores, saber que además de las remuneraciones bajas, existen otros factores de desarrollo personal y profesional que están afectando día a día su labor. Sin embargo, eso no debe ser todo, también se vuelve vital darles la oportunidad de proponer diversas medidas que apunten a revertir y mejorar dichas situaciones.

Los profesores deben ser los primeros “expertos” a considerar en cualquier medida que los involucre.  Lo anterior, no excluye a otros expertos que, por cierto, también son necesarios si se pretende mejorar la educación de forma sistémica. Debe existir un trabajo en conjunto “real”.

Por todo lo mencionado en los párrafos anteriores, es que necesitamos con urgencia recuperar el rol docente, situándolo como el principal protagonista de las medidas educativas que se tomen a nivel país. Esto sin duda fortalecería, desde los mismos profesores, la significancia, confianza y compromiso con el sistema educativo.

Parte de recuperar la valoración social del profesorado no supone solamente direccionar cambios y cambios a través de nuevas leyes y medidas que apunten a la mejora, únicamente, por evidencia internacional, sino, considerar “siempre” como complemento para dichas decisiones la opinión de los profesores, quienes finalmente, son los que conocen en mayor profundidad la realidad educativa del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here