80% de colegios públicos y subvencionados piden 3 o más requisitos para seleccionar alumnos

0
3

El año pasado, la Superintendencia de Educación recibió un total de 247 denuncias por parte de familias que se sintieron vulneradas en los procesos de admisión, un 49 por ciento más que en 2012.   Alejandra Muñoz y Macarena Toro

colegiosCertificados de bautismo, de matrimonio, notas de años anteriores, una entrevista con los padres, un informe sobre la personalidad del niño y hasta la ficha de protección social.

Estos documentos son parte de una decena de requisitos que deben completar las familias que quieren matricular a sus hijos en un colegio, ya sea en la educación básica o media. Lo llamativo es que esto no solo pasa en los establecimientos privados, sino también en los públicos y subvencionados.

Así lo revela una investigación realizada por los académicos del Centro de Políticas Comparadas en Educación de la U. Diego Portales, Felipe Salazar y Felipe Godoy, que tras revisar los datos que los planteles entregan al Ministerio de Educación, detectaron que el 80% de los que reciben recursos del Estado ponen tres o más requisitos en la selección de los alumnos.

¿Qué piden? Principalmente, certificados de notas, entrevistas familiares y la presentación de la ficha de protección social. Antecedentes académicos y económicos que están prohibidos por ley para la admisión de niños entre prekínder y sexto básico.

Sí están permitidos los informes de personalidad, que indican las características de los postulantes y que, según las escuelas, se usan para tener en cuenta las necesidades del alumno.

“Nosotros no hacemos selección, pero sí tenemos una entrevista con el alumno y sus padres para conocer y pesquisar si tiene problemas de aprendizaje, y si es así pueda ser derivado al proyecto de integración del colegio”, comenta Patricia Alfaro, encargada de matrícula de la Escuela Puerto Rico de Recoleta.

En la Escuela Básica Cornelia Olivares de Independencia aseguran que también se hacen entrevistas con los padres para explicar los lineamientos del colegio, pese a que la matrícula solo considera el orden de llegada.

“Definir el límite entre un documento como filtro de postulación o como información para mejorar la administración del establecimiento es difícil: he ahí la trampa de nuestro sistema que prohíbe la selección, pero faculta la exigencia de antecedentes de los estudiantes y sus familias”, afirma Felipe Salazar.

Para el encargado de Educación de la Asociación Chilena de Municipalidades y alcalde de Lo Prado, Gonzalo Navarrete, pedir requisitos religiosos no tiene justificación, pero que los colegios conozcan el compromiso de la familia es válido: “El proceso educativo incluye a la familia, y que los establecimientos, para ingresar, tengan como requisito una conversación con los padres para que entiendan el proyecto del colegio, dónde entran, cuáles son las reglas del juego y los manuales de convivencia, me parece necesario y normal”.

El investigador Felipe Godoy dice que al mirar los antecedentes de selección se puede apreciar que los colegios están pidiendo cada vez más informes de personalidad de los niños, que permiten determinar habilidades no cognitivas y qué niños tienen condiciones que los hacen “más fáciles” de educar.

Denuncias al alza

El superintendente de Educación, Manuel Casanueva, explicó que en las fiscalizaciones se revisan los protocolos de admisión y que por ello es fundamental que se informe a los padres sobre los proyectos educativos para que estén al tanto de las exigencias de ingreso que puedan tener relación -legalmente- con factores extraacadémicos.

Pese a que la ley permite que los colegios seleccionen por sus proyectos educativos, es claro en establecer que no se puede discriminar o vulnerar los derechos de los niños durante la admisión. Por ello, el año pasado la Superintendencia envió un oficio a todos los planteles instruyéndolos sobre la normativa actual. Pese a ello, 247 familias denunciaron a establecimientos al considerar que se pasaron a llevar sus derechos, 49% más que en 2012.

Casanueva explicó que ante cada reclamo, la Superintendencia visita el establecimiento para investigar el caso y buscar una solución para los apoderados. “Siempre hemos considerado inaceptable que un niño de prekínder a sexto básico quede fuera por condiciones socioeconómicas o académicas. Hemos tratado por distintos medios de dar a conocer lo que la ley describe sobre qué se debe realizar en un proceso de admisión. Estos están permitidos dentro de un cierto marco”, enfatizó.

”He ahí la trampa de nuestro sistema, que prohíbe la selección, pero faculta la exigencia de antecedentes de los estudiantes y sus familias”. FELIPE SALAZAR INVESTIGADOR UDP

”Lo único que podemos recordar es que no pueden discriminar, pero la ley no es tajante sobre qué herramientas no pueden usar para discriminar”. MANUEL CASANUEVA SUPERINTENDENTE DE EDUCACIÓN

 El 20% de los Liceos Bicentenario solicita un pago por postular

Los investigadores de la Universidad Diego Portales analizaron en particular la información de los 54 Liceos Bicentenario de dependencia municipal que existen en el país. Detectaron que el 20% solicita un pago por postular, el 80% considera un examen de ingreso y el 85% incorpora un informe de personalidad del escolar.

“Principalmente encontramos requisitos individuales del niño, académicos, relacionados con el comportamiento. Eso es muy fuerte”, explicó Felipe Godoy, quien agregó que cuatro de los establecimientos consideran el sorteo como mecanismo de selección.

Para el coordinador de los Liceos Bicentenario, Jorge Ruiz de Viñaspre, no es correcto hablar de procesos de selección sino de admisión, ya que en el 57% de estos colegios hay más cupos que postulantes y entran todos los que quieren hacerlo. Pese a ello, siempre se piden antecedentes a los niños y a las familias para conocer mejor a los escolares y así planificar los reforzamientos y las didácticas de aprendizaje.

“Muchos de los Liceos Bicentenario hacen un proceso de inducción en enero o en febrero. Eso se hace con la información de las pruebas que se toman. Estas se analizan, se determina qué es lo que el alumno sabe o no y en función de eso se hace un trabajo para que el estudiante pueda llegar al colegio en mejor forma”, afirmó el profesional.

Particulares: desde informes de salud a cartas de recomendación

El 8,8% de los recintos particulares pide más de 10 requisitos al momento de seleccionar a sus estudiantes. Reconocidos por sus buenos resultados académicos, gran parte de estos planteles realizan un exhaustivo proceso que implica desde cartas de recomendación de personas ligadas al proyecto educativo a un informe de salud del postulante, además de certificados de bautismo y matrimonio religioso.

El colegio Cordillera de Las Condes, el mejor de la PSU, solicita dos cartas de recomendación, algo similar a The Grange, que pide referencias escritas de alguna persona o familia que pertenezca o haya pertenecido al establecimiento. En el Santiago College, en tanto, además de una serie de certificados, los candidatos a ingresar al nivel preescolar deben pasar por una prueba grupal, en la que se evalúa por 50 minutos el desarrollo del niño y si es acorde a las exigencias del plantel. Este tipo de análisis para alumnos que ingresan al nivel preescolar hoy también se aplica en otros recintos, incluso en particulares subvencionados.

Y así como el desarrollo del estudiante, su salud y hasta la forma en como se realizó el parto son consultadas en el Cumbres, que además solicita información sobre la participación religiosa que tiene cada familia, donde se pide detallar la parroquia o movimiento al cual se pertenece.

¿Qué dice la ley acerca de la admisión?

Colegios particulares:

No tienen impedimento de solicitar requisitos particulares o cobrar por el proceso de admisión. Solo se pide informar adecuadamente cada condición.

Recintos públicos y subvencionados:

Según establece la Ley General de Educación, todos aquellos que ofrezcan vacantes entre prekínder y 6° básico no pueden considerar “rendimiento escolar pasado o potencial del postulante”. Tampoco pueden pedir antecedentes socioeconómicos al momento de la postulación.

Rechazos y denuncias:

Si los padres lo piden, se debe entregar un informe explicando por qué el postulante no fue aceptado. Todos pueden denunciar a la Superintendencia si sintieron vulnerados sus derechos en el proceso.

  Fuente: El Mercurio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here