Asocian la práctica del bullying con el sexo casual y riesgoso

0
3

Un equipo observó que los adolescentes que hostigan a otros, o que son víctimas y hostigadores al mismo tiempo, son propensos a tener relaciones sexuales de riesgo. Esto se vio especialmente en los adolescentes heterosexuales.

“Estudios previos habían hallado que la agresión y las conductas sexuales de riesgo están asociadas, de modo que no sorprende que los que hostigan a otros y padecen el bullying sean más arriesgados que el resto”, dijo la autora principal, Melissa K. Holt, de la Facultad de Ciencias de la Educación de Boston University.

Es más, algunos estudios habían detectado que los niños y los adolescentes superan el hostigamiento con drogas o alcohol. Exagerar sexualmente sería otra forma de respuesta adolescente al bullying, según indicó Holt.

El nuevo estudio incluyó a unos 9.000 estudiantes de 24 colegios secundarios. Todos respondieron una encuesta sobre el bullying y el sexo. Se definió “sexo riesgoso” a las relaciones sexuales casuales o después de haber consumido drogas o alcohol.

El 80 por ciento de los estudiantes dijo que no había hostigado a otros ni lo había padecido. El 7 por ciento de ellos alguna vez había tenido sexo casual con alguien que no conocía demasiado, mientras que un 12 por ciento había tenido relaciones sexuales drogado o alcoholizado.

Las cifras fueron similares en los estudiantes que habían sido objeto de bullying, pero que nunca habían acosado a otros.

Pero un cuarto del 6 por ciento que respondió que había hostigado a otros dijo que había tenido sexo casual. Un tercio había tenido relaciones sexuales drogado o bajo los efectos del alcohol.

Otro 6 por ciento había hostigado a otros y había padecido hostigamiento de pares. El 20 por ciento de ellos había tenido sexo casual y el 23 por ciento dijo que había tenido relaciones sexuales bajo los efectos del alcohol o drogado.

Tras considerar otras experiencias juveniles que llevan al sexo riesgoso, la relación con el bullying se mantuvo.

bullyngLos hostigadores, las víctimas del hostigamiento y los que cumplían ambos papeles eran más propensos a padecer violencia en las citas que el resto de los jóvenes, según publica el equipo en Pediatrics.

Al concentrarse en la orientación sexual de los estudiantes, la relación entre el bullying y el sexo de riesgo apareció más fuerte en los adolescentes heterosexuales. “Estos estresores únicos asociados con la pertenencia a una minoría sexual se habrían transformado en mecanismos de superación distintos a los que utilizan los adolescentes heterosexuales”.

Amanda Nickerson, que no participó del estudio, destacó que los jóvenes de la comunidad GLBTQ eran dos veces más propensos a decir que habían sido víctimas del bullying que sus pares heterosexuales y más propensos a mencionar que habían padecido violencia en las citas o abuso sexual.

“Lo importante es que la conducta de hostigamiento es algo que debería llamar la atención de padres y docentes por los efectos nocivos del bullying y su relación con otros problemas, como el consumo de drogas, otras conductas agresivas, la participación en delitos, la depresión y la tendencia al suicidio”, dijo Nickerson, que dirige el Centro Alberti para la Prevención del Bullying de University at Buffalo, State University of New York.

FUENTE: Pediatrics, online 11 de noviembre del 2013 / Terra 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here