Licencia para enseñar, por Cornelio Westenenk

0
4
enseñarCuando nuestras autoridades exigen la prueba Inicia como licencia para enseñar en los colegios públicos, tienen buenas intenciones. Pretenden establecer barreras de entrada de carácter académico para evitar que tengamos malos profesores en las escuelas.
Cuando establecen un puntaje mínimo en la PSU para otorgar la beca vocación de profesor, apuntan en la misma dirección.
Ambas pruebas, además, están íntimamente correlacionadas. La mejor predicción para los resultados Inicia son los resultados PSU.
Los criterios que usa el sistema educacional para formar profesores son preponderantemente de carácter académico: la PSU, las notas de enseñanza media y el ranking académico como criterios para ingresar a las carreras de pedagogía y el titulo de profesor al egresar de la universidad, habiendo cumplido los requisitos establecidos por la malla curricular.
Esta es una mirada parcial, síntoma del cáncer que padece el sistema educacional: la fragmentación. La profesión docente es muchísimo más compleja. Para ser un profesor de excelencia se requiere más que tener conocimientos.
Queremos contribuir a ampliar la perspectiva. Queremos proponer que para dar licencia para enseñar, se consideren otros aspectos esenciales, como el potencial aprendizaje de sus estudiantes (y que lamentablemente por ahora están ausentes de la discusión acerca de la calidad educacional).
En primer lugar,  proponemos que se midan las habilidades socio-emocionales del futuro profesor. El profesor debe ser, ante todo un profesor de personas,  equilibrado psicológica y emocionalmente, un gran comunicador y demostrar sólidos valores universales. En segundo lugar, pensamos que se deben medir las competencias en la práctica docente. Los recientes avances de la neurociencia demuestran que el rendimiento escolar depende significativamente del clima emocional en el aula. Creemos que un profesor que puede establecer un clima de confianza en el aula, que sabe captar la atención de sus alumnos, que tiene entusiasmo por lo que enseña, que puede generar una dinámica entretenida se transforma en un verdadero agente de cambio.
En consecuencia, sugerimos que la prueba Inicia, si va a ser obligatoria y habilitante, se complemente con una prueba psicológica y además una prueba práctica. Nuestra facultad está empeñada en formar profesores integrales e intentaremos elaborar las bases de estas 2 pruebas complementarias a Inicia para asegurarnos que aquellos que estén en las aulas sean los mejores.
¡La competencia académica, puede ser necesaria, pero no es suficiente para un ser profesor de excelencia!
Si para otorgar la licencia de conducir, tenemos que pasar un examen teórico, un examen psicotécnico y un examen práctico, ¿no será necesario hacer lo mismo con quienes conducen a nuestra juventud?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here