Los comienzos de la Carrera de los Docentes, por Ingrid Boerr

0
3

educadoresEn Chile desde hace varios años,  más o menos desde 2003, de manera sistemática, porque antes había experiencias esporádicas, se ha trabajado en el tema de la inserción profesional de los docentes.

Ha sido una larga tarea para que, tanto los estudiantes, los profesores y el resto del sistema educativo, comprendan lo que les ocurre a los recién titulados de las carreras de pedagogía cuando ingresan a ejercer su profesión.

De manera muy resumida, porque es mucho lo que hay para decir respecto a este tema, lo que caracteriza al proceso de inserción profesional de los docentes es que es una transición desde ser un estudiante hasta convertirse en un profesional autónomo; que este período tiene características particulares que se producen en todos los profesores principiantes, independientemente de la calidad de su formación inicial. Que es un período en el que se deben aprender, practicándolos, la mayoría de los saberes del oficio de enseñar y  ese aprendizaje es el que transforma al principiante en el profesor, con identidad, autonomía, una identidad  propia y que, además, es el tiempo en que se proyecta la formación continua que orienta el ejercicio de la profesión durante toda la vida.

En Chile hay pocos especialistas en el tema, pero los hay, se ha investigado y  experimentado, se ha escrito, se han realizado seminarios y encuentros, nacionales e internacionales, para hacer visible esta etapa en la vida de los profesores y profesoras y se ha avanzado, lentamente pero se ha avanzado. Por lo tanto, sorprende un poco, o tal vez no, que se ignore todo ese trabajo.

Cualquier proyecto de Carrera Docente debe incorporar la inserción como tal,  es fundamental. Pero considerando todo lo que se ha avanzado y  aprendido sobre el tema.

Por esta razón, resulta por lo menos preocupante, pensar en una Carrera Docente que en primer lugar considere que los estudiantes que egresan pueden rendir un examen que midiendo conocimientos y habilidades pueda determinar que ya son profesores de excelencia, cuando aún no han pasado la transición de la que hablábamos, incluso si el examen no mide prácticas pedagógicas es porque de alguna manera se hace cargo de algo que no es posible que exista antes de haberla desarrollado.

También es, al menos cuestionable, sumar a los resultados del examen como predictores de un buen ejercicio docente, los puntajes de la PSU y las notas obtenidas en la universidad. (Ahí hay otro tema para el análisis)

Todos esos son factores, que sumados a una buena formación, pero por sobre todo a un buen proceso de inserción en el cual se dé el tiempo para poner en práctica los aprendizajes de la formación inicial, donde haya un apoyo para la reflexión y la investigación acerca de las propias prácticas y de los otros, donde se promueva la integración a comunidades profesionales que aprenden de sus experiencias, solo entonces emerge el profesional autónomo “de excelencia” ya que se le quiere llamar así.

Una buena inserción profesional de los docentes marca el camino de toda la carrera de un profesor, es un tiempo que se debe respetar y considerar como también las siguientes etapas.

Las mejoras económicas son indiscutibles, lo importante es que las medidas que se tomen para su distribución también consideren la realidad que además está respaldada por años de estudio e investigación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here